Nueva era abren Estados Unidos y Cuba

Después de medio siglo de hostilidades por la Guerra Fría, los presidentes de Estados Unidos y Cuba anunciaron el restablecimiento de relaciones diplomáticas entre ambos países, un paso histórico que  fue recibido con júbilo en la Isla, aunque también hubo críticas de exiliados y políticos republicanos.

WASHINGTON D.C.- El sorpresivo anuncio del presidente  Barack Obama, en Washington D.C., secundado por su homólogo cubano, Raúl Castro, en La Habana,  estuvo acompañado de un sigiloso intercambio de espías encarcelados y la   liberación del estadounidense Alan Gross, un contratista gubernamental que estuvo preso cinco años en  Cuba. 

El nuevo giro de la relación entre Washington D. C. y La Habana es la culminación de 18 meses de conversaciones secretas entre los antiguos enemigos, las cuales incluyeron una serie de reuniones en Canadá y la participación en persona del papa Francisco, en el Vaticano.

"Estos 50 años han mostrado que el aislamiento no ha funcionado", afirmó Obama en la Casa Blanca. "Es hora de un enfoque nuevo", enfatizó.

Festejo de nueva era: Obama habló mientras Castro se dirigía a sus conciudadanos en La Habana, donde las campanas de las iglesias repicaron y los maestros hicieron una pausa en sus lecciones para dar a conocer la noticia. Castro dijo que, aunque Estados Unidos y Cuba tienen puntos de vista distintos en muchos aspectos, "deberíamos aprender el arte de vivir juntos de manera civilizada, a pesar de nuestras diferencias".