Otro periodista asesinado en Veracruz, México

El pasado lunes se reportó el asesinato de otro profesional de la comunicación en México, identificado como Armando Saldaña Morales, quien trabajada en la emisora Ke Buena 100.9 del Estado de Veracruz, en el que han sido asesinados 17 periodistas desde el 2000, informó Artículo 19. El cuerpo del comunicador, que fue encontrado en Cosolapa, Oaxaca, municipio que colinda con Veracruz, presentaba heridas por impacto de arma de fuego y signos de tortura; junto a él se encontraron documentos de identificación y una camioneta marca Ford sin placas. Saldaña fue visto por última vez el domingo, previo a que fuera interceptado por desconocidos, cuando conducía a su hogar. El periodista laboró por más de 25 años en la zona limítrofe entre Oaxaca y Veracruz, cubriendo principalmente temas de política y conflictos cañeros y de campesinos en la región; durante este periodo colaboró con distintos medios radiales. Miembros de Ke Buena destacaron que Saldaña era ético, realizaba un adecuado trabajo y siempre fue bien recibido a los lugares a donde iba a realizar entrevistas, muchas de éstas con presidentes municipales y alcaldes; el periodista dirigía los sábados un segmento llamado "La Grilla, Punto y Debate", en el que informaba sobre campañas políticas y el perfil de los candidatos. Artículo 19 señaló que la zona del Istmo de Tehuantepec, que se sitúa entre los Estados de Oaxaca, Chiapas, Tabasco y Veracruz, se ha convertido en una región de alto riesgo para los periodistas. En esta área, el 11 agosto del 2014 fue asesinado el periodista Octavio Rojas Hernández, corresponsal del diario El Buen Tono, en Veracruz; al igual que Saldaña, este comunicador fue encontrado en el municipio de Cosolapa. La organización destacó que Veracruz y Oaxaca son de los Estados más peligrosos para ejercer el periodismo; en el primero han sido asesinados 17 periodistas desde el 2000, mientras en Oaxaca se registran siete crímenes durante el mismo periodo. Durante la actual administración del Presidente Enrique Peña Nieto, que inició el 1 de diciembre del 2012, han sido asesinados 12 miembros de la prensa.