Horror en Japón y el mundo por decapitación de periodista

Horrorizado y entristecido por la noticia de la decapitación del periodista Kenji Goto, aparentemente a manos de extremistas del grupo Estado Islámico, Japón ordenó el domingo 1 de febrero del presente año, reforzar las medidas de seguridad al tiempo que prometió no ceder ante el terrorismo.

El asesinato de Goto, un periodista independiente centrado en el trabajo con refugiados, niños y otras víctimas de la guerra, conmocionó al país, que al día de hoy no participa directamente en la lucha contra los insurgentes.

"Me siento indignado por este acto de terrorismo atroz e inmoral", declaró el primer ministro, Shinzo Abe, a la prensa después de que convocara una reunión de emergencia del gabinete. "Cuando pienso en el dolor de su familia me quedo sin palabras", dijo el funcionario. "Estamos llenos de un profundo pesar".

Ante las amenazas del grupo Estado Islámico, el gobierno ordenó reforzar la seguridad en aeropuertos y las instalaciones japonesas en el exterior, como embajadas y escuelas, dijo el portavoz del gobierno, Yoshihide Suga. (AP)