PDH prevé crecimiento de conflictividad social

La oficina del Procurador de los Derechos Humanos (PDH) realizo en las últimas semanas el monitoreo de los puntos de conflicto que se prevén para las próximas Elecciones Generales, cuya primera vuelta se celebrará en septiembre.

Mario Minera, director de Mediación de la institución, explicó que el trabajo que realizan se basa en el análisis de las alertas que se generan desde las 36 auxiliaturas del PDH, que identifican las posibles violaciones de derechos humanos vinculadas al ejercicio de los derechos cívicos y políticos. "Son situaciones que pueden generar ingobernabilidad. Hay muchos actores que querrían que se generaran estos escenarios", expuso.

Aunque indicó que todavía es pronto para determinar si ciertas actividades constituyen o no un patrón, algunas zonas donde se han reportado bastantes alertas comienzan a perfilarse como posibles zonas de conflicto electoral. Los puntos identificados son: el norte de Huehuetenango, los municipios de Santa Cruz Barillas, San Mateo Ixtatán, Santa Eulalia, San Juan Ixcoy y San Pedro Soloma son áreas que la institución revisa de cerca. "Hay varias hidroeléctricas y licencias para la extracción minera. La posibilidad del conflicto se da tanto por su rechazo como por su aceptación", resaltó Minera.

Según Minera, las autoridades municipales ya están movilizando a los Cocodes con vistas a obtener soporte electoral. "Igual está sucediendo en San Pedro Ayampuc y en San Raymundo y seguramente también ocurra en Palencia y en San Juan Sacatepéquez", añadió.