Ven anomalía en compra de químico para sanear el lago de Amatitlán

Diversas instituciones y en especial la Contraloría General de Cuentas, tienen serias dudas en cuanto a la compra de un químico para sanear el lago de Amatitlán, promesa de muchos años atrás que no se ha cumplido.

La idea de verter una sustancia para sanear el lago de Amatitlán parece un "engaño" y es inviable, tomando en cuenta que los flujos de contaminación hacia la cuenca no se interrumpen, de acuerdo con expertos. El proyecto de la Autoridad para el Manejo Sustentable de la Cuenca y del lago de Amatitlán (AMSA) no convence a los expertos, que cuestionan la inversión de Q137.8 millones en un químico orgánico que supuestamente limpiaría el agua.

Juventino Gálvez, director del Instituto de Agricultura, Recursos Naturales y Ambiente (IARNA) de la Universidad Rafael Landívar, considera que con esa fórmula se está engañando a los guatemaltecos. A criterio del experto, el rescate del lago requiere eliminar los contaminantes externos, como las aguas negras del río Villalobos y los desechos sólidos, que son los principales causantes del deterioro ambiental.

Gálvez indicó que otros factores que perjudican a la cuenca son los residuos químicos en la tierra, que se erosiona y afecta al lago, así como los desperdicios que vierten los hogares que se encuentran alrededor del lago, al igual que la industria y el comercio.

En principio se debería accionar para evitar que esto se continúe dando, puesto que "si esto no se detiene, todo lo demás es una farsa", afirmó Gálvez y añadió "hay que parar ese gasto porque es innecesario".