A nuestro alcance; Ileana Alamilla

Es loable que se hagan llamamientos para prevenir enfermedades, pero de todas, sobresale la pobreza, una "enfermedad Crónica" que al igual que muchas otras, no ha recibido las respuestas idóneas por parte del Estado; la mitad de la población guatemalteca vive en el área rural, más de 70 de cada 100 están en condiciones de pobreza y la mitad de niños y niñas menores de cinco años son desnutridos crónicos, lo que provoca un daño cerebral irreversible, destacó Ileana Alamilla en su columna de opinión, publicada en Prensa Libre.

A decir de la periodista, resulta inútil hablar de educación si muchas familias no pueden enviar a sus hijos a las escuelas, por las mismas razones, y en los establecimientos se repiten las mismas carencias que los pequeños tienen en sus casas; y a pesar de que se ha informado que la atención médica se ha incrementado en el área rural, son insuficientes los puestos de salud y el acceso a medicinas.

Es evidente la escasez en el sistema de salud; se muestran imágenes de personas acongojadas, que sufren la impotencia de comprar medicinas y, por tanto, deben esperar un milagro, o que el cuerpo de su familia reaccione o que simplemente se muera; funcionarios de salud, directores de hospitales y médicos, poco pueden hacer ante semejante tragedia, subrayó Alamilla.