Asociación juvenil Kojb'iyin Junam - Niños del Zarzal y el Tamarindo jugaron, se rieron y comieron pastel.

Un grupo de jóvenes repartió juguetes en las aldeas  más alejadas de San Raymundo, y así demostraron que la distancia no es obstáculo cuando se trata de llevarle un poco de alegría a la niñez, que vive retirada del casco urbano, aprovechando que la temporada así lo exige.

Los  juguetes fueron recolectados en la población, que generosamente los entregó aprovechando las fiestas de fin de año cuando el corazón late de júbilo ante la fiesta que celebra el nacimiento del Creador. Consientes que servirían para compartir con otros por intermedio de los jóvenes católicos, que entregaron  en el Tamarindo, Las Joyas y el Ciprés.

Fue un total de cuatrocientos juguetes de diferentes clases y tamaños entregados a igual número de niños, quienes también pudieron disfrutar de un delicioso y suculento pastel, realizar juegos muy sanos y reír hasta más no poder con las bromas de un chistoso payaso.  Los niños quedaron satisfechos y los padres de familia dieron gracias a los anfitriones.